Editorial

El coraje más profundo

Supiste Ser un deseo, una idea, una propuesta.
Supiste Ser un proyecto que, al igual que la vida de una persona, creció y maduró.
Supiste Ser la aggiornada hija de esa dama de guardapolvo blanco que enamoró a Sarmiento.
Supiste Ser el espacio que siempre anidó la bienvenida a muchas ilusiones.
Supiste Ser un silencioso testigo acompañante en el ritual del pasaje de la niñez a la adolescencia.
Supiste Ser guía del saber ser y hacer.
Supiste Ser hogar, familia, institución en el que quedan guardadas memorias y emociones.
Supiste Ser, porque para nosotros tenés identidad y sos parte de la nuestra.
Al igual que el artista del cual recibiste el nombre, seguís trascendiendo en múltiples formas en la vida de muchas personas.

Felices 25 años IMB Michelangelo.
Florencia Bellocchio

Leda Losi

Representante legal

Tomo estas palabras que surgieron espontáneas, tal como surge el cariño, para inspirarme a escribir estas líneas.

Como todo en la vida, 25 años son muchos o pocos según desde que óptica se los vea. Son pocos años dentro de la historia de la ciudad, pero son muchos si pensamos que la primera maestra de esta escuela hizo toda su carrera docente acá. 25 años pueden ser toda una vida, como para otros trescientos docentes que formaron y forman parte de este proyecto.

25 años son pocos años en la visión de lo que falta por recorrer, pero es muchísimo para casi seiscientos egresados además de cuatrocientos cincuenta alumnos actuales. En la suma, la escuela en 25 años abraza a más de 1400 familias, y eso es inmenso.

Yo no puedo pensar estas historias de vida de nuestra comunidad escolar, sin pensar en los que tuvieron la primera idea de hacer una escuela. La mayoría de las personas piensa en hacer una casa, una carrera, en hacer fortuna y hasta fama; en general cuando uno piensa en hacer algo lo piensa con uno mismo como eje. Pero ¿cuántas personas piensan en hacer una escuela?

Los contextos nunca han sido fáciles para la Educación, ni hace 25 años ni en el presente todavía más complejo, entre otros motivos, porque la sociedad se vuelve cada vez más compleja y los cambios son permanentes y rápidos, para cada uno de nosotros como individualidades, y para la sociedad.

Es necesario detener la velocidad en la que vivimos y mirar la acción de este grupo de personas, que se ocupó por construir algo distinto, poniendo en el centro de la escena el bien y el crecimiento colectivo. Una decisión que toma hoy, 25 años después, una relevancia inmensa.

El hecho de propiciar un espacio educativo, un espacio para dar a las personas las herramientas cognitivas para desempeñarse mejor en sus vidas, es una enorme responsabilidad. Requiere de visión, de integridad, de mucho esfuerzo, de trabajo en equipo, y –la clave- de un coraje muy profundo. Para frustrarse e igual seguir, para dedicarse con fuerza y esperar por retribución, a largo plazo, que germinen los valores y el conocimiento.

Más allá de todo el valor que yo pueda expresar ahora sobre lo que significó la fundación del Michelangelo, hay un aprendizaje irrefutable que nos dejan los fundadores y que hoy pretendemos honrar:

Hubo una preocupación, hubo un desafío y hubo un desarrollo de una solución.

Hubo una mirada, un estudio y un esfuerzo para construir una respuesta.

Hubo una opinión y un compromiso.

Hubo un Encuentro y una Construcción.

25 años después ese Encuentro y esa Construcción persisten en esta escuela esculpiendo el proyecto educativo, tal como el cincel de Michelangelo, hacia un futuro desconocido pero desafiante. Es nuestra responsabilidad hacer visible ese accionar altruista y trascendental para contagiarlo en una Argentina que requiere de visión, estudio y acción.

Nuestro reconocimiento a Luigi, Betty, Myrta, Yayi y Orlando y a todos los docentes de ese 1993 los cuales con excelencia, compromiso y ética propiciaron esta realidad.

25 años de una escuela que aprende

Alumnos, familias, egresados y docentes, convocados en el patio central de la escuela, participaron del acto conmemorativo por el 25º aniversario de la fundación del Instituto, que el 6 de marzo de 1993 abrió sus puertas a la comunidad paranaense. Los actos de homenaje se enmarcaron en la intensión primera,  “nos encontramos para construir conocimiento.”

Una obra de arte espontánea sobre una gran pared vertical, facilitó que el público tejiera y entrelazara memorias, experiencias, sentimientos y legados,  una escalera intervenida como una gigantesca instalación, murales de fotos y testimonios en video, crearon un clima emotivo, de anécdotas, abrazos y reencuentros, como el mejor homenaje a los fundadores del Instituto Modelo Bilingüe Michelangelo.

“Se habla de las funciones ejecutivas y de la mentalidad de crecimiento indispensable que debe reinar en el aula. Se habla de educación emocional y de la emoción como modo de comunicación. Se habla de resolución de problemas, de pensamiento crítico y de creatividad por encima de los contenidos. Se habla de aprendizaje basado en proyectos y de Flipped learning para centrarnos en el interés y el desafío a nuestros estudiantes. Se habla de trabajo colaborativo, primero en el ámbito docente y luego en los estudiantes, de potenciar colectivamente las habilidades y talentos individuales y transformarlos en un producto grupal ya que somos una organización que aprende” expresó Leda Losi, en representación del actual cuerpo directivo de la escuela, en un pasaje de sus palabras de bienvenida y agradecimiento a quienes hicieron y hacen posible el camino en este cuarto siglo de trabajo.

“En un contexto complejo y, sobre todo, muy desafiante para nuestro país en materia educativa, quiero revalorizar el prestigio que merece el ser docente y

el profesionalismo que demanda”, continuó Losi, “de nada vale una brillante mente sintetizadora sino es capaz de bañar y envolver su desempeño, y por ende su producto, con los valores universales de honestidad, respeto y solidaridad. Los fundadores lo dejaron claro y hoy, quienes continuamos su tarea, intentamos que guíe nuestro accionar cotidiano sin eufemismos.”

“A 25 años de ese primer encuentro, reafirmamos nuestro deseo y nos esforzaremos para dar pasos innovadores hacia la construcción de las herramientas que ustedes necesitan para ese futuro incierto. Ese es nuestro compromiso. Para intentar que su mundo, el de ustedes chicos, sea un lugar mejor y más feliz” concluyó Leda Losi.

Un camino de acción consecuente

Hace ya varios años que  el IMB Michelangelo desarrolla espacios de capacitación para sus docentes los cuales propician ámbitos colaborativos de aprendizajes en los que el alumno es el protagonista.

De esta forma Michelangelo mantiene acuerdos con la Universidad

Torcuato di Tella (UTDT), con L@titud Nodo Sur (Project Zero de Harvard), con el Instituto Tecnológico Buenos Aires (ITBA), con la Universidad Católica Argentina (UCA), con la Asociación ABRA , con Trinity College London,  con International House World Organization y con la Fundación INECO. Muchos de ellos,

además de la colaboración académica, otorgan facilidades a los alumnos en los ingresos a las Universidades.

Michelangelo es además miembro de ACIAU, Asociación de colegios italianos de Argentina y Uruguay.

Video realizado por nuestra ex alumna Camila Manucci, @camimanucci, con motivo del 25° Aniversario. Gracias Camila!

El martes 6 de marzo, el mismo día que fue creada nuestra escuela en 1993, celebramos 25 Años. Alumnos actuales y Egresados, dejan su testimonio.

Hace 25 años que nos encontramos para construir conocimiento, hoy festejamos ese momento.
Celebramos la idea y la acción de un grupo de gente que determinó nuestra propia historia.
Hoy nos detenemos para contarla y agasajarla, porque es la historia de ellos pero también la nuestra.

Acto Institucional | 25° Aniversario

¡Así celebramos! Un cálido acto reunió a toda la comunidad de Michelangelo y nos permitió encontrarnos para repensar en nuestros propósitos fundacionales.

…“Ogni blocco di pietra ha una statua al suo interno ed è compito dello scultore per scoprirlo” decía Michelangelo y la tarea docente se asemeja a la del artista en tanto intentar potenciar las capacidades de cada uno de los alumnos que transiten esta escuela. La importancia, la tarea, la mirada, tal como aquella del David, está puesta en desafiar, motivar, propiciar, generar, provocar, abrir caminos y dejar preguntas que den lugar a otras nuevas y mejores. Nuestro objetivo cotidiano debe ser desaparecer detrás de su pensamiento, su creación, su conocimiento y su trabajo, solo allí estaremos privilegiando su inteligencia y cumpliendo el objetivo fundacional…

-Palabras expresadas por Leda Losi, durante el Acto Institucional-

Il Giornalino 2017

Dirección Editorial

Leda Losi

Diseño Gráfico

María Eugenia Bona

Coordinación

María Lavigna

Implementación

Eric Stur

Edición General

Gabriela Dupin

IMB Michelangelo